España - es
Elige tu ubicación preferida
Global
English
Alemania
Deutsch
España
Español
Suecia
English

Transparencia y Enfoque

La mayor conectividad y digitalización de las divisiones empresariales y la expansión en TI más allá de los límites corporativos, es decir, la integración de clientes, proveedores o aplicaciones en la nube, imponen importantes requerimientos a la TI. Asimismo, el creciente aplazamiento de iniciativas de proyectos en departamentos especializados obliga a las organizaciones de TI a ofrecer transparencia en cuanto a la introducción, el uso y la conectividad de los entornos de aplicaciones.

El funcionamiento y el desarrollo de entornos de aplicaciones cada vez más complejos requieren un conocimiento documentado de las interrelaciones y dependencias entre procesos, aplicaciones/datos y tecnologías que les sirven de base. La mejora del control de la organización TI mediante un enfoque claro, se apoya cada vez más en la creación de una estructura de “Gestión de Arquitectura Empresarial” (EAM), es decir, se aleja de las “arquitecturas impulsadas por proyectos” y se centra en “proyectos impulsados por arquitecturas”.

KPS asesora a sus clientes para construir una organización “EAM” adecuada bajo la definición de roles, procedimientos y estándares comunes. Una vez establecida la organización EAM se puede describir y, por ejemplo, documentar como una herramienta idónea la arquitectura empresarial basada en as-is y /o to-be en la dimensión de procesos empresariales, aplicaciones/datos o bien tecnología. Sobre la base de una visión arquitectónica coordinada, se plantean arquitecturas objetivo o intermedias, así como las respectivas rutas de migración o proyectos en una roadmap a corto y medio plazo con transparencia.

El continuo trabajo de arquitectura, arraigado en la organización de negocios y TI de nuestros clientes, logra seguridad en la planificación y permite una gestión predictiva de la cartera de TI. De esta manera, los desarrollos deseados, así como los inevitables, a menudo impulsados por circunstancias externas, se vuelven controlables y la TI se convierte en un facilitador de cambios para su transformación.

¿Cuál sería un ejemplo práctico?

El punto de partida era el deseo del cliente de crear una gestión de arquitectura central para una organización compleja con áreas diversificadas en sus entornos TI. El objetivo consistía en optimizar la cartera central de proyectos TI en el marco de la presupuestación: crear transparencia respecto a los proyectos en curso y planificados, sus dependencias y la estructuración y realineación de los proyectos. El apoyo prestado por KPS comprometía tres ámbitos principales:

  1. Desarrollo de una estructura y organización de procesos adecuada para la gestión de la arquitectura central.
  2. Creación de un repositorio central para una proyección ACTUAL/FUTURA de la arquitectura de procesos, de aplicación/datos y tecnológica.
  3. Desarrollo de una visión de arquitectura a largo plazo y elaboración de una roadmap TI a corto y medio plazo para la optimización de la cartera de proyectos TI.

En base a un análisis de la organización TI y de procesos existentes, así como de los procesos de gestión de servicios TI, se elaboró una propuesta para la implantación de una gestión de arquitectura empresarial centralizada. Se eligió un enfoque en tres etapas:

  1. Definición de funciones y comités, incluyendo la definición de las medidas de implantación y capacitación necesarias.
  2. Selección y pilotaje de una herramienta de EAM adecuada, incluyendo la definición de los artefactos obligatorios y opcionales para la trazabilidad de la arquitectura de la empresa.
  3. Desarrollo y coordinación de la visión arquitectónica, los principios de arquitectura y una roadmap inicial de la arquitectura de TI derivada de los objetivos empresariales.

Las dos primeras etapas se completaron con éxito como parte de un proyecto de iniciación de seis meses. Para ello se requirió un equipo de cuatro consultores especializados, que utilizaron esencialmente un enfoque de entrenamiento para permitir que los recursos de los clientes identificados establecieran la gobernanza y el apoyo de herramientas de EAM.

La tercera etapa contó con el apoyo selectivo de otros consultores. Se utilizaron especialistas para temas individuales, así como una función central de control de proyectos. Gracias a una retirada gradual de nuestros consultores y una creciente responsabilidad por parte del cliente, pudimos alcanzar el objetivo del proyecto de una gestión de arquitectura empresarial central que funcionara de forma independiente.

La finalización real del proyecto mediante la presentación de la roadmap de TI fue llevada a cabo por los empleados del cliente, que ahora están implantando con éxito su desarrollo continuo, así como el proceso de la cartera de proyectos TI.